MEMORIA DE LA LUNA

El universo psicológico del ultimo ciclo de lunación, dentro del vientre materno, se impregna con una nostálgica sensación de la despedida. Surge un clima melancólico que vibra en lo profundo de la atmósfera uterina, mezclando sentimientos de desarraigo compulsivo con sensaciones de inseguridad ante la inminencia del nacimiento, algo que la individualidad siente más como una partida que como una llegada.
En este ultimo ciclo, la individualidad experimenta en carne propia la importancia vital que tienen las raíces. No solo con relación al proceso del crecimiento, sino también con relación al desenvolvimiento de la propia identidad.
Se produce, en este período, una especie de toma de conciencia de la importancia que tiene el poseer un suelo firme,... y esto es justamente porque el nacimiento lo está desarraigando del útero que lo cobijó durante 9 meses.
Es muy importante considerar las tensiones que se produzcan durante este ultimo ciclo, porque ellas nos indicaran las trasgresiones que la individualidad tubo en vidas pasadas contra las Leyes uterinas.
Estas leyes no son fáciles de comprender,... a no ser que se comprenda previamente que todo crecimiento se produce por transformación y no por acumulación.
Toda raíz debe sustentar, desde lo profundo, las sucesivas transformaciones que conforman el crecimiento. Es función de la raíz extraer de la “Tierra Filosofal” los nutrientes del crecimiento, los cuales son conformados por la propia sustancia del ALMA que se encuentra aprisionada en el útero que contiene a la individualidad.
No creo necesario ampliar lo que acabo de decir, porque creo haberlo hecho anteriormente. Apenas reitero que las tensiones vivenciadas durante el ciclo de la LUNA nos indican de que forma esta individualidad que está próxima a nacer mal interpretó el propio desafío del crecimiento, desenvolviendo apegos que extendían la tenencia de las cosas más allá del tiempo necesario.
Sin dudas que esas tensiones psicológicas que se arrastran desde vidas pasadas alimentaran secretamente, en la vida actual, los sentimientos de apego.
Debemos, por lo tanto, comprender y poner en práctica los funcionalismos internos de toda raíz para procesar correctamente nuestros propios procesos dialécticos con el universo.
Debemos comprender y poner en práctica los mecanismos de la función digestiva, porque es necesario extraer de cada conflicto los nutrientes que sustenten nuestra transformación interior. Nutrientes que, como ya dijimos, son hechos de la sustancia de nuestra ALMA, aprisionada en lo profundo de nuestra propia Tierra Filosofal.

 

Algunos principios sobre Astrología Intrauterína