EL MISTERIO DE SANSON

Según la tradición hebrea, Sansón es uno de los últimos jueces de los antiguos hijos de Israel.
La sola mensión de su nombre nos sugiere la imagen de un ser de fuerza descomunal, cuya historia culmina con el derrumbe del templo que lo albergaba junto con sus enemigos; los filisteos.
En este trabajo nos interesa comprender la metáfora del templo y el significado de su derrumbe.

Sin dudas nos es bastante dificil comprender vivencialmente la UNIDAD que somos, porque desde hace unos 24.000 años, con el surgimiento del EGO, simplemente la negamos... y al negarla dejamos de sentirla.
En otros trabajos de este portal, nos explayamos con bastante detenimiento en este tema tan particular y, sin dudas, controvertido. Por lo tanto, iniciaremos este análisis haciendo una breve reseña de lo ya considerado.

  • El universo manifestado, con todo lo que en el habita, es esencialmente bipolar.
  • El ser humano es una unidad... y, como toda unidad manifestada, también es bipolar.
  • El ser humano es como una "tela de araña", que contiene al hombre de carne y hueso en el centro y donde cada hilo vincula a este hombre con alguno de sus innúmeros complementos.
  • El corazón del hombre es el centro emisor o polo POSITIVO y la tela de araña y los complementos son la caja de resonancia, el útero o polo NEGATIVO, que contiene al individuo.
  • Antes del surgimiento del EGO, esta bipolaridad sustentaba una dialéctica donde el principio de la mútua necesidad se desarrollaba sin ninguna interferencia.
  • Así se procesaban los misterios del Amor en tiempos del PARAÍSO.
  • Cuando el útero aumentó su poder de succión sobre el individuo, el ser humano sintió que la Madre Tierra le estaba negando su natural derecho a germinar.
  • A partir de ahí, se "atrincheró" epidermis adentro y se declaró auto suficiente.
  • Así negó su pertenencia a la UNIDAD... y, a partir de esa forma distorcida de pensamiento se fue generando el EGO.
  • El EGO niega la Unidad, pero debe crear un símil de la unidad vital para poder existir.
  • Para ello se fija en objetos externos y a ellos se vincula por el DESEO.
  • Los objetos del deseo se transforman entonces en objetos de CONQUISTA.
  • La lucha por la conquista es la dialéctica del mundo del Ego.

La narrativa biblica nos cuenta que Sansón derrumbó las 2 COLUMNAS, sobre las que se apoyaba la estructura del templo que albergaba a los filisteos.
Cabe entonces preguntarnos: ¿Qué columnas derribó Sansom?
Derubó la base de la interacción dialéctica que sustenta la estructura creada por el EGO.

  • Lo masculino - lo femenino
  • El individuo - el útero
  • La causa - el efecto
  • Etc.

Derribo la construcción del Ego, construida sobre al base de una dialéctica de conquista seguida de dominación.

Venció el placer mórbido de ejercer el dominio sobre el objeto conquistado... Pero, también cabe preguntarse; una vez establecido el vínculo de dominio... ¿quien domina a quien?, ya que esto es algo que esta presente en ambos lados del vinculo.
Del lado masculino ya hemos considerado lo que caracteriza al placer mórbido de la dominación.
Ya del lado femenino se desarrolla el placer de que su condición de objeto del deseo la transforma también en dominadora, por la dependencia viciosa que genera... lo que de alguna manera le da el control sobre esa situación.

... Y así, ambas partes desarrollan egocentrismos complementarios. Una mutua necesidad involutiva, de naturaleza sadomasoquista.

Sansom rompió este vínculo... y con ello desbloqueó el impulso germinal, aprisionado por la construcción hecha a partir de la dialéctica egoica.


¿Quien domina a quien?... ¿Quien es el dominado?.

Las partes viven una extraña condición de plenitud... viven en sí mismas las dos caras de la moneda. Pero fundamentalmente experimentan el placer mórbido de sentirse dominador y dominado al mismo tiempo.
Esto es una especie de androginato sensorial, que centraliza en cada una de las partes los dos extremos de la sexualidad.
En general, los seres humanos estamos aprisionados en una etapa incipiente de esta dialéctica. Pero, cuando este proceso se profundiza, por vías de una búsqueda del placer sensorial ampliado, las consecuencias se empiezan a hacer perceptibles en el campo de la sexualidad, y las conductas empiezan a avanzar en dirección al otro polo de la sexualidad biológica.
Esta es la antítesis de la EMPATÍA.
La verdadera empatía nada tiene que ver con buscar experimentar en carne propia lo que el opuesto complementario siente. Esto es una densificacion extrema del principio original. Por lo tanto, es el opuesto complementario de la virtud.

La empatía es una vivencia que tiene que ver con llegar a sentir la unidad dialéctica de la experiencia común compartida.

Tenemos que partir de la raíz más profunda de la historia que todos, sin excepción, vivimos.
Desde hace 24.000 años vivimos una historia de desagregación respecto de la unidad del universo.
Esta condición nos colocó sobre un escenario cuyo paisaje real es pura escenografía.
Eso significa que las estructuras que conforman el paisaje karmico de nuestra existencia, existen en nuestro mundo mental como una mera imagen de superficie, porque son la traducción de una percepción sensorial elaborada sobre una concepción egocéntrica.
Por lo tanto, no están sustentadas sobre la bi polaridad de una dialéctica integradora.
Avanzando sobre esta interpretación, llegamos al hecho de que las emociones que sustentan estas estructuras en nuestra memoria sensorial son absolutamente arbitrarias, y por lo tanto producen una nostalgia absolutamente engañosa.
Nunca debemos olvidar que la memoria se guarda por emociones y que es la vivencia emocional que nos lleva al recuerdo.
La emoción, en sí misma, es una experiencia vibracional integradora, pero que lamentablemente puede ser alterada por los fantasmas de los preconceptos.
Esa interferencia es absolutamente desintegradora.
Sólo el despertar de la conciencia hace posible que los misterios del amor entren en nuestra experiencia cotidiana para vincularnos a una nostalgia real, que nos permita desandar el tiempo hasta la verdadera raíz del escenario que invocamos en cada recuerdo.
Esto implica poder revivir la escena con la neutralidad que se necesita para no volver a ser atrapados por la "hipnosis" de la auto afirmación competitiva, que nos podría llevar a vivir nuevas emociones a partir de la postura que hoy asumimos para auto afirmarnos.
Estas nuevas emociones nos llevarían a nuevas interpretaciones del episodio, tan o más alejadas del mensaje original como las anteriores.
Todo lo que hemos considerado anteriormente es necesario para poder comprender el profundo significado de este enigmático personaje llamado Sansón.
Él es realmente una de las tantas partes auto conscientes de nuestro propio SER interior, cuya presencia puede ser invocada con mayor facilidad durante los días de la cuaresma cristiana.

Nuestro Ser interior se expresa a partir de nuestro corazón… y es allí donde debemos invocarlo en esos días, si existe en nosotros la firme convicción de eliminar dependencias dialécticas de nuestra vida. Esto es; procesos dialécticos que nos mantienen aprisionados sin permitirnos el ejercicio liberador de nuestra voluntad consciente.
La meditación alquímica es fundamental y necesaria para que podamos invocar a nuestro Sansón particular.
Ella consiste en mantener, durante un tiempo prolongado, la recordación del escenario en el que se desarrolló algún evento en el que vivenciamos alguna dependencia dialéctica, que deseamos erradicar.
Ese tiempo prolongado en el que revivimos la recordación de los hechos, nos pone en contacto con los sentimientos encontrados que le sirven de música de fondo a este escenario mental.
La tendencia egoica es la de abandonar la escena y huir hacia el pasado (a través de una nostalgia que nos vincule a una instancia agradable del pasado), o bien hacia el futuro (a través de la fantasía). Debemos sobreponernos a esta tendencia y permanecer firmes en el aquí y ahora de esa invocación.
Es en esas condiciones que debemos invocar a nuestro Sansón para que acuda en nuestra ayuda.
La irrupción de Sansón en esas condiciones meditativas implica el surgimiento de un estado de conciencia que desmorona la estructura montada por el EGO, liberándonos de la dependencia psíquica.

 

ROLANDO GRIGLIO
Astrología Kármica

 

misteriosdevelados@live.com