GOBIERNO DE DONALD TRUMP (I)

El gobierno de Donald Trump se inició en momentos en que el SOL vibraba sobre el primer grado de la constelación de Acuario, en un período poco apropiado para llevar adelante las aspiraciones y proyectos que tratará de impulsar desde su propia administración.
Si observamos la XI casa de la carta que marca el inicio de este gobierno, nos encontramos con que, en esos momentos, animaba al pueblo de la nación una suerte de reverberación del “sueño americano”… pero, con grandes dificultades de concretización, habida cuenta de que Marte (en el final de esta casa) se ve fuertemente tensionado por Saturno desde la casa VIII. Lo que nos indica que la concretización de ese sueño solo es posible bajo la condición de encarar transformaciones profundas, las cuales siempre acaban siendo violentas… no solo en el contexto de la legislación interna del país sino también en el contexto de los acuerdos financieros y compromisos preexistentes con el extranjero.

Plutón vibrando sobre Capricornio, en la IX casa ya nos está indicando un verdadero “terremoto” en todo lo relacionado con el comercio exterior y en lo que tiene que ver con las representaciones consulares.
Las diversas legislaciones que regulan estas rutas de intercambios, sin dudas, no solo entraran en un periodo de profunda restructuración, sino que, la propia fuerza plutoniana estará haciendo aflorar aspectos poco claros, tanto en el manejo como en la letra de las leyes, sobre las que se ha venido desarrollando el comercio exterior… y sobre las que se han acordado las diversas obligaciones contractuales entre el país y sus socios más allá de sus fronteras.
La presencia del eje nodal, en el eje que une las Casas XI y V, nos indica que el gran desafío karmico que Estados Unidos enfrentará durante este gobierno implicará una ardua y tensa tarea en el congreso nacional.
Principalmente en la Cámara de Diputados… es allí donde se libraran verdaderas batallas entre el sueño y la realidad posible. Entre la utopía del sueño americano y la realidad de un mundo que se niega a revertir el camino andado.
Restructurar un orden legal desde su raíz es algo así como pisar un hormiguero. Bajo la aparente estabilidad de la letra se encuentra siempre vida la historia que llevó a su consolidación.
Una historia en la que libraron sus batallas los más variados intereses creados. La mayoría de ellos contrapuestos.
El problema se da cuando se intentan mover algunas variables de esta ecuación.

Cuando esto se altera, cada una de las partes que entraron en la negociación que llevo a la consolidación de la ley vuelve a tomar para sí la parcela de su interés que cedió... y todo vuelve al estado egocéntrico que antecedía al clima de los acuerdos.
Esto implica que la aparente estabilidad de cada ley es, en verdad, una ecuación compleja que logra sustentar en el tiempo un equilibrio ciertamente tenso.

En el mismo momento en que Donald Trump pronunció su juramento como presidente de la nación, el Sol, brillando desde su cénit, entraba en la constelación de Acuario… esto es; en su etapa de máxima rebeldía. Prácticamente inaspectado...… a no ser por su vínculo con Lilith, que le da un carácter de extremo individualismo a los vínculos internacionales.
Aquí debemos referirnos a la persona de Donald Trump por tras de la investidura presidencial, ya que el Sol también se refiere a la idiosincrasia de la persona del presidente.
Esta influencia de Lilith nos está indicando que Trump plantea un tipo de pragmatismo extremo en lo que se refiere a las interrelaciones con los demás países.
Plantea la existencia de vínculos en los que prácticamente ignora la identidad del otro, en una suerte de vínculos o acuerdos circunstanciales, donde sus consistencias estarán directamente relacionadas con el nivel de interés (de su propio interés).

Volviendo a la imagen metafórica de pisar el hormiguero, podemos agregar que no solo afloraran las cosas a la luz del día. También, con el intento de generar una profunda transformación en el orden legal, se pondrán en movimiento inesperadas fuerzas que podrán confabular contra el orden del estado, creando fuertes tensiones subterráneas.
En general, entre las bambalinas del poder circularán corrientes de murmuraciones, en las que prevalecerán tanto la mala intensión como la incomprensión con relación al trasfondo de las estrategias del gobierno.
Sin dudas que el discurso inaugural de Trump generó muchas expectativas, fundamentalmente en el ámbito laboral.
Esto crea una instancia única en el contexto de la historia de los Estados Unidos, toda vez que la sindicalización de esta fuerza se hará cada vez más fuerte y comenzará a ganar cada vez más espacio dentro el esquema del poder.
A partir de la propuesta de un destino mejor para el trabajador americano, se detona una fuerte incertidumbre dentro el variado crisol de la actividad laboral del país… un país que sedujo al mundo con el ideal del “sueño americano”, atrayendo inmigrantes de todas las latitudes, en la esperanza de ver concretados allí sus propios sueños.
Podría considerarse que ese porcentaje de inmigrantes que forman parte del espectro laboral se encuentran en estado de indefección… sí… en una primera instancia sí. Pero en verdad conformarán un vasto sector que acabará transformándose en una bandera de lucha para los detractores de Trump… que no son pocos.
Este grupo de “postergados” acabará acoplándose a la esfera de los industriales, que también se verán presionados por el estado.
Podemos decir que tanto la fuerza de la producción como la fuerza del trabajo acabarán, de forma implícita, haciendo causa común para enfrentar los cambios radicales que, sin dudas, llevará adelante la administración del nuevo gobierno.
Parecería que se incorpora a la dialéctica del estado la idea de que más allá de las fronteras del país existen fuerzas potencialmente adversas, que deben ser “filtradas” por políticas migratorias apropiadas.
La presencia de un Urano tensionado en la XII casa, sobre Aries, nos está indicando que durante este periodo de gobierno tenderán a surgir grupos sectarios combativos, que encarnarán el descontento de vastos sectores de la población. Operando de forma oculta, haciéndose eco de lo que se procesa al nivel profundo en lo profundo de la opinión pública.
La buena aspectación que recibe Mercurio, en el final de la VIII casa, nos indica que, a pesar de todo lo expuesto, la administración Trump mostrará una gran habilidad para llevar a buen puerto muchas negociaciones que serán fundamentales, dentro del contexto de la estrategia general del gobierno.
Esto significa que, mucho de lo que Trump ya ha expuesto públicamente llegará a concretarlo, a pesar de las fuerzas en contrario… y esto, sin dudas, será más que suficiente para sentar las bases de un nuevo orden mundial.

 

ROLANDO GRIGLIO
Astrólogo Kármico

rolandogrigliomdq@gmail.com